Inteligencia Artificial en educación

Los centros escolares están cada vez más capacitados para trabajar con big data. Interpretar datos puede ayudar a tomar decisiones más objetivas en relación a las necesidades de aprendizaje de los alumnos. Los datos pueden emplearse para predecir resultados, diseñar intervenciones o adaptaciones curriculares fundamentadas, e incluso acometer nuevas estrategias para garantizar o mejorar el éxito del aprendiz. Aprovechar estas analíticas resulta ser clave en los nuevos escenarios educativos del siglo XXI.

Personalización de aprendizaje