Con los MOOCs podemos aprovechar Nuevas Pedagogías

Con los MOOCs podemos aprovechar Nuevas Pedagogías

Los MOOCs tienen el potencial de contribuir muchísimo a la educación. Pero esas promesas tienen más probabilidades de hacerse realidad si somos capaces de aprovechar sus capacidades únicas para fortalecer la enseñanza y el aprendizaje.


El siguiente artículo ha sido escrito originalmente para el EduDebate “¿Qué futuro para los MOOCs?” de WISE ed.review. Para leer el artículo original en inglés, haga clic aquí.

descargaDr. Lori Breslow

Directora de Teaching & Learning Laboratory (TLL)

Los datos generados por los usuarios MOOC proporcionan pistas sobre cómo diseñar el futuro del aprendizaje

Los MOOCs tienen el potencial de contribuir muchísimo a la educación. Pero esas promesas tienen más probabilidades de hacerse realidad si somos capaces de aprovechar sus capacidades únicas para fortalecer la enseñanza y el aprendizaje. De hecho, los ricos y detallados datos generados por los usuarios de los MOOC mismos, proporcionan pistas que ayudarán a diseñar el futuro del aprendizaje.

Durante el último año, he estado trabajando con un equipo multidisciplinario de investigadores del MIT y de Harvard para analizar los datos generados por el primer MOOC de edX, “Circuitos y Electrónica” (6.002x), lanzado en marzo de 2012. edX, el consorcio liderado por MIT y Harvard, es uno de los proveedores de MOOC más conocidos y, el conjunto de datos generado por el curso fue, de hecho, masivo. Abarcaba las direcciones IP de casi 155.000 alumnos matriculados; datos de clics que registraban cada una de los 230 millones de interacciones que los estudiantes tenían con la plataforma; las puntuaciones en las tareas escolares, laboratorios y exámenes; más de 96.000 posts individuales en un foro de discusión; y los resultados de una encuesta de fin de curso a la que más de 7.000 estudiantes respondieron.

Hemos tratado de responder a la primera pregunta que cualquier tutor se haría – ¿Quiénes son mis alumnos? – pero también queríamos indagar más en los datos para ver si podíamos identificar lo que contribuyó al éxito de los estudiantes en 6.002x. Nos fijamos en el impacto de las características y habilidades que los estudiantes mismos llevaron al curso y se analizaron los datos de las correlaciones entre los recursos utilizados por los estudiantes (por ejemplo una conferencia vídeo, un libro de texto electrónico, una wiki) y su persistencia, así como el logro.

Los resultados preliminares de esta investigación nos dan algunas pistas tentadoras de lo que el futuro de los MOOCs podría ser. Nos conduce a formas incitantes  con las que tutores, diseñadores y desarrolladores podrían evolucionar los MOOCs para emparejar las fortalezas inherentes de la tecnología con lo que sabemos sobre el aprendizaje.

Por ejemplo, Jennifer DeBoer, un post-doctorado en Teaching and Learning del MIT (TLL) y el profesor de Harvard, Andrew Ho, hicieron un interesante “experimento mental” como parte de nuestro estudio. Se seleccionaron siete 6.002x estudiantes que vieron la primer video- conferencia de la tercera unidad del curso e intentaron el primer problema de las tareas en esa misma unidad, dentro de dos días el uno del otro. Cuando se trazaron las interacciones de cada uno de los alumnos con los recursos individuales que utilizaron, se encontraron con que los estudiantes habían accedido a los recursos de maneras muy diferentes. Uno de los estudiantes, por ejemplo, miró tanto el video como las tareas justo antes de la fecha de entrega, al igual que cualquier estudiante universitario típico podría hacer. Otro vio el video y miró las tareas asociados a la Unidad 3, incluso antes de que la tarea para la Unidad 2 fuera entregada. Y un tercer estudiante fue tanto al contenido como a la tarea después de que la fecha límite asignada había pasado, incluso a pesar de que él o ella no tendría ningún crédito por ese trabajo. (El documento de trabajo DeBoer y Ho con estos resultados se puede encontrar aquí.)

El análisis de DeBoer y Ho encaja con otros hallazgos que hemos descubierto cuando miramos el uso de recursos para toda la población de estudiantes. Como la investigación educativa nos indica, el tiempo que se dedica a la tarea es importante y averiguamos que, a más tiempo dedicado a la tarea por los estudiantes 6.002x, más propensos eran a tener éxito en el curso. (Por otro lado, cuanto más tiempo pasaban con el libro de texto, menos probable era que lo hicieran bien.) Además, hubo una leve pero significativa correlación entre el número de veces  que los perceptores de certificados publicaron en el foro de discusión y su puntuación total en el curso. Por último, el más fuerte indicador que predice el éxito del estudiante (al menos para los estudiantes que respondieron a esta pregunta en la encuesta de fin de curso) era si la persona trabajó offline con otra persona, ya sea otro estudiante 6.002x o un profesor o experto en la campo. (Nuestro primer documento del estudio 6.002x se puede encontrar aquí.)

 

¿Qué podría significar todo esto para el futuro de los MOOCs?

Una de las características únicas de Internet, la base tecnológica de los MOOCs, es su capacidad para unir personas e ideas. El Hipertexto, por ejemplo, permite a los usuarios moverse fácilmente de una idea a otra y de una fuente de información a otra. En nuestra investigación vimos que esto es exactamente lo que los estudiantes hacen – ¡no son en absoluto obedientes a la secuencia de los temas y actividades que el tutor expone! La tecnología que subyace en los MOOCs nos da la oportunidad de pensar en formas innovadoras para vincular los conceptos y las herramientas con las que hacer eso.

logoDe hecho, hemos experimentado con sólo un enfoque de este tipo en Teaching and Learning Laboratory. Hemos creado un hipotético plan de estudios de ingeniería de primer año con una herramienta basada en la web que permite a los estudiantes hacer zoom in/out y en torno a temas y conceptos que los estudiantes de primer año, por lo general, reciben en los cursos. Esto les permite ver cómo las ideas dispares en las diferentes disciplinas se relacionan entre sí, cómo las ideas abstractas están conectadas a otras más concretas y cómo las habilidades matemáticas que están aprendiendo les servirán en su futuro como ingenieros. Este enfoque se deriva de lo que sabemos sobre la manera de fortalecer el aprendizaje: ideas similares, presentadas en diferentes contextos, mejoran la retención y transferencia de conocimientos. Las capacidades únicas de MOOCs nos dan la oportunidad de aprovechar esta pedagogía como nunca antes.

Los MOOCs del futuro también podrían ser capaces de predecir, de forma más inteligente, los caminos óptimos para los estudiantes, no basados en el contenido (el foco de tutores inteligentes) sino, más bien, de acuerdo a la motivación de los estudiantes para inscribirse en el MOOC en el primer lugar. Sabemos, por la encuesta 6.002x, que más de la mitad de los estudiantes encuestados se apuntaron al curso para adquirir conocimientos o habilidades específicas, pero más de una cuarta parte se inscribieron por el desafío de hacer un curso en el MIT en sí. Tal vez, los estudiantes que accedieron a los recursos 6.002x de manera tan diferente lo hicieron porque sus propias metas eran tan variadas. De ser así, ¿podrían ser diseñados los futuros MOOCs para guiar a los estudiantes a través de la experiencia, en formas que más se adapten a sus necesidades?

Como muchos otros han escrito, los MOOCs prometen conectar a las personas en todo el mundo y sabemos que el apoyo de los compañeros es un componente crítico de aprendizaje para los estudiantes. Pero como se señaló anteriormente, pocos estudiantes participan realmente en los foros de discusión. ¿Existen mejores métodos para atraer a los estudiantes a conectarse entre sí – tal vez en formas que imitan más de cerca lo que sucede en el campus? ¿Pueden los MOOCs del futuro avanzar hacia una experiencia interactiva completa, aprovechando la diversidad de los usuarios y sus intereses específicos, experiencia y motivaciones para inscribirse?

Lo notable de los MOOCs es que podemos aprender a mejorarlos minando los datos que generan ellos mismos. La investigación sobre el aprendizaje – lo mejor forma de vincular las ideas, de explotar la fuerza de una comunidad, de trabajar con las propias motivaciones y metas de los estudiantes – es un punto de partida para las mejores conjeturas acerca de la forma de diseñar experimentos y aplicar resultados. Esto promete llevarnos a un ciclo continuo de mejora que va a crear un nuevo tipo de MOOC y un nuevo tipo de aprendizaje.

Otras referencias: 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.4/5 (4 votes cast)
Con los MOOCs podemos aprovechar Nuevas Pedagogías, 4.4 out of 5 based on 4 ratings


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *