El futuro del aprendizaje: el aula de 2030

El futuro del aprendizaje: el aula de 2030

"Aquí el aprendizaje es divertido, adaptado a las necesidades de cada niño. Aprovecha el poder de la tecnología. Éste no es el único futuro posible para la educación. Pero es una vista de algunas de las posibilidades más deseables. Explorando el futuro de esta manera, nos ayuda a centrarnos en dónde el sistema de educación, un sistema maduro para el cambio, necesita ser repensado y redefinido."


El siguiente artículo ha sido escrito originalmente para WISE ed.review. Para leer el artículo original en inglés, haga clic aquí.

John B. Mahaffie

 

 
 
 
 John B. Mahaffie
Co-Fundador y Director de Leading Futurists LLC
 

Es una historia ambientada en un aula de la escuela primaria en 2030, en Luzon, Filipinas. Pero esta aula podría estar, prácticamente, en cualquier lugar.

Aquí el aprendizaje es divertido, adaptado a las necesidades de cada niño. Aprovecha el poder de la tecnología. Éste no es el único futuro posible para la educación. Pero es una vista de algunas de las posibilidades más deseables. Explorando el futuro de esta manera, nos ayuda a centrarnos en dónde el sistema de educación, un sistema maduro para el cambio, necesita ser repensado y redefinido.

*****

La pantalla brilla en el rostro de Marta Gómez al mirar la evolución de los alumnos en su tableta. Los alumnos están trabajando bien esta mañana. Pero, ¿qué está pasando con Sergio?

Un ligero toque alrededor de su icono en la pantalla le dice a Marta que está teniendo dificultades. Lo toca ligeramente y ve que Sergio no está entendiendo el valor posicional. Le costará aprender las lecciones siguientes de división.

Busca el diagrama de sus últimos meses de progreso en matemáticas.

“Ah”, dice, “aquí está”, y sonríe. Un poco de distracción en algunas lecciones anteriores lo había dejado sin preparación para la lección actual. Se estaba viendo ahora. La evaluación continua, en lugar de exámenes y pruebas, ayuda incluso a los estudiantes con problemas a tener éxito.

Marta usa LearnQuest para enseñarle a Sergio la lección como un juego, trayendo elementos de aritmética anteriores de una manera que va a disfrutar. Después de unos minutos, echa un vistazo. Él ya no está distraído.

Aún así, se le acerca y dice: “¿Cómo vas?”

“Oh, bien Profe”, dice, sus grandes ojos marrones brillando al mirarla. No se había dado cuenta de que algo estuviera mal, pero ella quiere estar segura de su confianza.

Marta también tuvo problemas en matemáticas cuando estaba en la escuela, en la década de los 2010. Es bueno que LearnQuest pueda enseñarlo. Ella sólo tiene que asegurarse de que Sergio y los otros niños son felices y se sienten bien acerca de su progreso. A veces piensa en cómo su propia escolarización hubiera sido si hubiera tenido aprendizaje adaptativo. Menos noches llorando, seguro.

Mira la pantalla mientras camina entre los 30 niños. La media mañana es un momento de tranquilidad en su aula. Los grupos de alumnos están trabajando en sus lecciones -todos temas diferentes, en función de sus perfiles de aprendizaje, y tantos otros factores por los que Marta no tiene que preocuparse. LearnQuest hace el seguimiento de sus ojos y toques de pantalla, analizando el trabajo de cada niño. Ella no sabe cómo funciona, pero LearnQuest la alertará de cualquier necesidad.

En una ventana de su tableta, también hace el seguimiento de los cuatro niños que trabajan hoy desde su casa. Dos han perdido el autobús que les lleva a la escuela. Benny estaba enfermo y tiene un estudiante discapacitado, Jamie, que siempre hace sus clases de manera virtual. Marta gestiona el trabajo de los cuatro en su tableta. Puede hablar con cada uno de ellos por vídeo.

Pronto, un grupo de estudiantes irá a MakeSpace. Imprimirán en 3D sus diseños y proyectos de arte. A Marta le gusta MakeSpace debido a lo bien que se lo pasan los alumnos. El Ministerio diseñó su plan de estudios para tener a alumnos listos para trabajos técnicos, pero no saben que aún están aprendiendo. Simplemente exploran, experimentan, prueban, diseñan y construyen cosas. Es el arte y la ciencia y la carpintería. Es el trabajo en equipo y el diseño y la ingeniería.

Otro grupo está listo para ir a ImmersiveLearning. Les da instrucciones para configurar el dispositivo holográfico y apuntar al proyector. Paco y Elena han convencido a los otros a visitar a Leonardo Da Vinci para hablar de sus máquinas voladoras. Los hologramas traen lugares y personas de cualquier parte. Los Hologramas 3D todavía la sobresaltan a Marta, que nunca tuvo nada de eso en la escuela.

Marta se sienta y suspira, sonriendo con el progreso de la mañana. Los niños han avanzado muchísimo. Mira el reloj en su tableta y dice, en voz alta: “¿Quién quiere ensuciarse?!” y una explosión de sonido alegre se le devuelve. Sergio ya está de pie. Para los niños, es el momento de un poco de diversión al aire libre. Pero Marta sabe que las lecciones siguen: es jugar con un propósito. El río y los árboles de la escuela también son lugar de aprendizaje.

*****

Estas ideas nos obligan a cambiar nuestra forma de pensar acerca de la educación. Es hora de reconocer el potencial de cambio en partes fundamentales del sistema y prepararse para poner en marcha un cambio positivo.

Deberíamos:

1). Redefinir el profesor como facilitador del aprendizaje. Los educadores necesitan nuevas habilidades para este trabajo. Y debemos invertir en las herramientas de software que dan a los educadores el acceso a los planes de estudios afinados a los objetivos de aprendizaje y ayudarlos a adaptarlo a las necesidades de cada niño.

2). Bajar o eliminar las paredes del aula. Abrazar la idea del mundo como un aula y de las herramientas tecnológicas como una clave para utilizar el conocimiento, los recursos y experiencias de todas partes. Una escuela no tiene que ser altamente dotada para ello, siempre que tenga acceso a Internet y algunas herramientas digitales interactivas.

3). Aflojar los planes de estudio rígidos. En lugar de llevar a un grupo de estudiantes a través de la lección fija, aprovechar el poder de la inteligencia artificial para guiar el aprendizaje adaptativo. Un software inteligente puede adaptar la información, los medios de comunicación y el aprendizaje a las necesidades de cada estudiante y adaptarse continuamente a su progreso.

4). Evaluar las eficiencias y economías en el uso de la tecnología para aprovechar el talento educador más plenamente. Puede haber un ahorro de costes laborales que constituyen un caso fuerte para la inversión en tecnología de la educación.

La base de estas ideas es la voluntad de reconcebir el aula para el futuro. Hay mucho cambio e innovación que nos dará el éxito en el futuro, pero tenemos que dejarlo en un sistema que es lento para cambiar e innovar.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.3/5 (3 votes cast)
El futuro del aprendizaje: el aula de 2030, 3.3 out of 5 based on 3 ratings


One thought on “El futuro del aprendizaje: el aula de 2030

  1. LUZ YOLANDA RODRIGUEZ dice:

    Excelente las Ideas manejadas para una mejor educación y el avance de la tecnología no seria positiva si detrás de ella no existieran personas excelentes como Martha. El cambio y la manera de utilizar la pedagogía es muy importante para l aenseñanza de estos niños.

    Excelente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *