El futuro del aprendizaje: hacer que los niños se responsabilicen

El futuro del aprendizaje: hacer que los niños se responsabilicen

"Cincuenta años más tarde, cuando tus padres ya no están, el Gobierno ha cambiado 20 veces y los empleadores son irreconocibles, lo que te queda es el único pueblo para el cual tu educación no fue diseñada - tus semejantes: las personas con las que vas a vivir por el resto de su vida."


El siguiente artículo ha sido escrito originalmente para WISE ed.review. Para leer el artículo original en inglés, haga clic aquí. Sigue la actualidad de WISE en @WISE_es.

o-SUGATA-MITRA-570

 

 

 

 
Sugata Mitra,
Profesor de Educación en la Universidad de Newcastle
 

Las escuelas necesitan complacer a los padres. Si no lo hacen, los padres no enviarán a sus hijos a la escuela. Por ello, las escuelas tratan de crear lo que quieren los padres: niños que crecen y se convierten en gente feliz, se casan con el tipo de personas que sus padres quieren, producen nietos maravillosos y, en general, viven una vida feliz.

Las escuelas deben complacer al Gobierno ya que el Gobierno paga por las escuelas. El Gobierno quiere personas respetuosas con la ley, ciudadanos honrados que, cuando sea necesario, defiendan a su país y sean ciudadanos leales y dignos de él.

Las escuelas no tratan de complacer a los empleadores porque los empleadores no financian a las escuelas. La mayoría de los empleadores de hoy necesitan entrenar a los productos de las escuelas para que se adapten a su propósito porque las escuelas no se molestan en ello.

Tus compañeros quieren que crezcas para ser cool. Quieren que vistas bien, ser conocedor de la tecnología, hablar el lenguaje del día, disfrutar de la música y el cine, beber y ser divertido. Las escuelas no diseñan su educación para ninguna de estas cosas, porque los semejantes no importan. Pueden ser ignorados.

Cincuenta años más tarde, cuando tus padres ya no están, el Gobierno ha cambiado 20 veces y los empleadores son irreconocibles, lo que te queda es el único pueblo para el cual tu educación no fue diseñada – tus semejantes: las personas con las que vas a vivir por el resto de su vida.

Las escuelas, tal como las conocemos hoy, son el producto de una época que ha terminado. Están desfasadas y obsoletas.

Hasta bien pasada la mitad del siglo XX, las únicas TIC disponibles para administrar el mundo eran los teléfonos y la maquinaria administrativa burocrática hecha de personas. Hasta el final del siglo XIX, ni siquiera el teléfono estaba disponible; los datos eran escritos en papel y trasladados por la gente a pie, en bicicleta, caballos y barcos. Los datos eran procesados ​​por funcionarios y gerentes. El sistema fue perfeccionado por los victorianos en el cenit del Imperio Británico. Como la mayoría de cosas diseñadas por los victorianos, era un sistema robusto. Funcionaba. Redes de ordenadores humanos idénticos, sentado en edificios idénticos de todos los continentes, crean la mayor parte del mundo en el que vivimos hoy.

Con el fin de mantener esta gigantesca máquina de trabajo militar-industrial, los victorianos necesitaban gente idéntica que se adaptase correctamente a la máquina y en cualquier lugar del planeta. Las escuelas fueron diseñadas para producir a estas personas. Las escuelas tenían sistemas de planes de estudio, pedagogía y evaluación idénticos. Eran motores eficientes para convertir a los niños en personas idénticas en sólo diez años. Las habilidades predominantes serían la lectura, la escritura y la aritmética. El conocimiento se encontraría en los libros. Como los libros no siempre son accesibles, sus puntos salientes se almacenarían en cada cerebro humano para ser utilizados cuando fuese necesario. El gobierno, las principales religiones y los militares decidirían cuáles son estos puntos destacados. Las escuelas asegurarían su almacenamiento y recuperación.

Los cerebros están hechos de interruptores conectados a otros interruptores. En la década de 1950 hemos aprendido a imitar esto con el silicio, para  hacer ordenadores digitales. Luego aprendimos a conectar ordenadores a ordenadores con teléfonos. A medida que la Era de los Imperios terminó con las guerras devastadoras, surgió Internet. El cambio fue tan rápido que no hubo tiempo para desmantelar la vieja maquinaria. Las escuelas continuaron a producir en masa sus productos idénticos – partes de una computadora humana gigantesca que ya no existía, ni era necesaria.

En unas pocas décadas, las instituciones comenzaron a desmaterializar – banca, bolsa de valores, entretenimiento, periódicos, libros, dinero, eran todas cadenas de ceros y unos dentro de una Internet en evolución que ahora se llama simplemente ‘La Nube’. Ya es omnipresente e indestructible. En unas cuantas décadas más, es probable que sea consciente, no-material y, por tanto, eterna.

En 1999, vislumbré accidentalmente “La Nube”, un experimento a menudo llamado “El agujero en la pared”. Me encontré con que los grupos de niños que viven en las calles de la India aprenderían a usar los ordenadores e Internet por sí mismos. Niños que tenían poco o nulo conocimiento de inglés y que nunca antes habían visto un ordenador. En los próximos cinco años, a través de muchos experimentos, me enteré de que los grupos de niños pueden completar los objetivos educativos por sí mismos, a través de Internet, si los dejas solos. Para el año 2009, fue posible “conectar” a maestros con lugares donde no podían o no querían ir. Hice una ‘nube abuela’ de maestros de escuelas retirados que estimule a los niños a aprender por sí mismos.

Para el año 2012, los maestros de todo el mundo estaban usando SOLEs, “ambientes de aprendizaje autoorganizado”, donde los niños podían agruparse en torno a las conexiones a Internet para discutir Grandes Cuestiones. El maestro se fusionaba con el fondo y veía como ocurría el aprendizaje. “¿Por qué tenemos cinco dedos en cada extremidad? ¿Qué es tan especial acerca de cinco? “, Una vez le pregunté a un grupo de niños de 10 años en la pequeña ciudad de Villa Mercedes en Argentina. La respuesta te sorprendería.

“¿Cómo multiplicar dos números?,” le pregunté a un niño. ‘Con mi teléfono “, dice.

Necesitamos un plan de estudios de Grandes Cuestiones, pedagogía del aprendizaje autoorganizado, exámenes donde los niños pueden hablar, compartir y utilizar Internet y nuevos sistemas de evaluación por pares. La gente ya no necesita ser máquinas. En la Era de la Nube, las escuelas tienen que convertirse en Escuelas de la Nube.

A los gobiernos les resultará difícil hacer esto, pero los profesores pueden – si se quedan un paso atrás y dejan entrar a la Nube.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.5/5 (7 votes cast)
El futuro del aprendizaje: hacer que los niños se responsabilicen, 3.5 out of 5 based on 7 ratings


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *