El proceso del Living Lab observado desde la Coordinación TIC

TI ProFuturo El proceso del Living Lab observado desde la Coordinación TIC

La definición de un protocolo de gestión de la tecnología por el propio centro, es una clave fundamental para incorporar el proyecto a los flujos de funcionamiento de la propia institución.


El liderazgo en el desarrollo de un proyecto de innovación educativa con tecnología, tradicionalmente ha recaído en la figura del Coordinador TIC de la propia institución. Una figura reconocida oficialmente en el sistema educativo español, pero que puede no estar presente en los sistemas educativos de otros países.

La coordinación TIC no es una labor educativa universal en la estructura de funcionamiento de una institución. Por lo tanto, el planteamiento de determinar un equipo de innovación para la implementación del proyecto desde el centro, se torna en una labor imprescindible. Dentro de este equipo, se define un perfil que lidera el apartado tecnológico. La selección de esta figura debe tener en cuenta las siguientes habilidades y competencias:

  • Formar una red de colaboración. Poseer un entorno personal de aprendizaje o red personal de aprendizaje (PLE o PLN) sólida, basada en las posibilidades de colaboración más allá de la propia institución educativa. Encontrar oportunidades de colaboración externa para promover cambios contando con el equipo de profesores interno.
  • Asumir riesgos. La capacidad de fallar y aprender de los errores siendo perseverante es innegociable. El rendimiento de los estudiantes y la capacidad de los docentes no pueden ser excusa para bloquear la posibilidad de plantear nuevos retos que mejoren la calidad educativa.
  • Tener una visión estratégica. Llevar a cabo la visión de la institución aprovechando las diferentes oportunidades y sinergias que puedan existir, es un aspecto fundamental en una estrategia de gestión del cambio desde la coordinación TIC.
  • Comunicar bien y capacidad de escucha. Ser un gran orador y el dominio de la comunicación de impacto será determinante en una figura de coordinación tecnológica en educación. Pero quizá escuchar y ser capaz de implicar a la comunidad en todos los proyectos emprendidos, asume una importancia aún mayor.
  • Motivar al claustro. Liderar contando con el claustro y hacerles entender que los logros, son logros compartidos de toda la comunidad educativa del centro.
  • Ser resolutivo. El perfil invita a la comunidad a tomarlo como referencia en cuestiones técnica y no técnicas. Hay que dar respuesta y ser resolutivo en las cuestiones que surgen en el desarrollo de alguna iniciativa liderada por la coordinación TIC.
  • Apoyar al claustro. Los inicios de la figura del coordinador TIC estaban más orientados a cuestiones técnicas, sin embargo, el papel ahora va más allá interviniendo en los enfoques de tecnología aplicada al aula, planteamientos tecnológicos que tengan cabida en un enfoque de trabajo pedagógico. Sugerencias sobre cómo el currículo y la evaluación pueden empoderar a los estudiantes y maestros para ser más efectivos dentro y fuera de clase.
  • Investigar e indagar. Permanecer atento a las posibles tendencias que emergen y puedan ser de utilidad para mejorar la praxis educativa dentro de la institución.
Coordinación TIC
Fuente: http://cefire.edu.gva.es

 

Por otro lado, el equipo de TI ProFuturo desempeña también un rol determinante en esta fase del desarrollo. En estrecha colaboración con la figura del líder tecnológico, se dan los primeros pasos después del desembarco de la tecnología en el centro. El apoyo inicial se señala como elemental desde el análisis llevado a cabo en el Living Lab. Sobre todo, por los tiempos escasos que se manejan para la gestión tecnológica en un centro. Ser acompañado en la primera puesta en marcha agiliza y favorece la apropiación del proceso por parte de la institución, y minimiza las posibles incidencias de arranque.

La definición de un protocolo de gestión de la tecnología por el propio centro es una clave fundamental para incorporar el proyecto a los flujos de funcionamiento de la propia institución. Un procedimiento de solicitud del equipamiento para trabajar en el aula, un calendario de ocupación, un flujo de notificación, y un método de recogida y resolución de incidencias intracentro. Un paso importante para canalizar a través de la figura del líder tecnológico, el mayor número de incidencias permitiendo que el proyecto aspire a un nivel de sostenibilidad óptimo.

El etiquetado de los diferentes dispositivos permitió generar un sentimiento de pertenencia del alumnado hacia el equipo, y tener controlado el nivel de carga de la batería. El procedimiento de transporte y el ritual para el reparto y comienzo de la sesión, es otro factor a tener en cuenta, y que debe diseñarse desde el propio equipo de innovación, para agilizar el comienzo de una sesión, que en el caso del sistema educativo español ronda un máximo de 50 – 60 minutos.

TI ProFuturo

La coordinación con el profesorado implicado en el proyecto es otra de las labores esenciales que ha tenido que liderar este perfil. El control del avance, la ayuda en la gestión de usuarios y clases, así como las diversas dudas de funcionamiento, recayeron directamente en sus responsabilidades. Y también ejerció de enlace con el equipo ProFuturo que acompaña el desarrollo de la experiencia, mediante reuniones de seguimiento y el diseño y desarrollo de actividades y dinámicas que han enriquecido la propuesta inicial del Living Lab.

Finalmente, cerramos con una de las reflexiones del líder tecnológico, en la que destaca la importancia de llevar la utilidad del dispositivo a otro nivel. Señala que una tablet en la que sólo se fomenta el empleo de la app ProFuturo, es una propuesta que desaprovecha el potencial de un enfoque de aprendizaje basado en el Mobile Learning. Añade que un proceso de incorporación de apps para diversas finalidades educativas (apps offline) sumaría, sería desde la creación de un espacio de inteligencia colectiva donde los docentes comparten mediante una ficha, las aplicaciones que emplean y su finalidad pedagógica. Quedarían clasificadas por tipología facilitando así su búsqueda. Por supuesto, todo ello liderado por la coordinación TIC.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *