Contenido de calidad, docentes eficaces y ruptura de la brecha digital en áreas geográficas remotas: Open Learning Exchange

OLE Contenido de calidad, docentes eficaces y ruptura de la brecha digital en áreas geográficas remotas: Open Learning Exchange

Una propuesta de aprendizaje que no requiere conectividad, y posee una completa biblioteca de contenido digital multimedia.


Generar espacios para que todos los niños y niñas del mundo tengan la oportunidad de aprender, es la clave para romper el ciclo de pobreza y violencia global. Es el lema que mueve a Open Learning Exchange (OLE) a comprometerse con la lucha por garantizar que todo el mundo tenga acceso mediante una experiencia de aprendizaje digital, especialmente aquellas personas que viven en las zonas más pobres, afectadas por la violencia y desconectadas del mundo.

Su propuesta educativa está basada en un planteamiento que tiene como objetivo remodelar la educación en el siglo XXI, a escala global, cambiando el paradigma de aprendizaje. Se avanza hacia un  enfoque  que integra soluciones tecnológicas innovadoras, para facilitar un aprendizaje personalizado y liderado por un equipo que nace de la propia comunidad en la que se trabaja.

OLE orienta sus esfuerzos a erradicar las tres barreras que más preocupan en relación al aprendizaje en entornos vulnerables: la falta de contenidos educativos de calidad, la falta de docentes eficaces y la falta de un acceso optimo que permita a los aprendices estar conectados con el resto del mundo. Las están abordando desde una solución escalable, asequible y centrada en la comunidad, que además funciona sin necesidad de conexión a internet.

El programa se está desarrollando en escuelas públicas, privadas y centros comunitarios ubicados en zonas urbanas, aldeas remotas y campos de refugiados. Están convencidos de que la lectura y la aritmética básica son habilidades fundamentales para ayudar a estas poblaciones a disponer de mejores oportunidades de desarrollo personal. Para fomentar este conjunto de competencias, trabajan con aplicaciones de alfabetización básica, y abordan también otras necesidades educativas específicas de las comunidades.

Para la implantación, OLE trabaja estrechamente con organizaciones asentadas en los países en los que opera. Estas poseen una característica común, y es que están profundamente comprometidas con la transformación y la expansión de la educación de acceso abierto. El aspecto central de esta colaboración es que dichos grupos entienden las necesidades del terreno y, sobre todo, tienen la confianza de las personas a las que se pretende llegar con esta labor socioeducativa.

La solución educativa de OLE está compuesta por un Personal Learning Toolkit, una propuesta de aprendizaje que no requiere conectividad, y posee una completa biblioteca de contenido digital multimedia, plantillas para el desarrollo de cursos específicos, herramientas para la creación de contenido propio, y módulos de evaluación que permiten evaluar desde tres puntos de vista: la adquisición de aprendizaje, el funcionamiento del sistema y el monitoreo de datos demográficos de la comunidad.

Además de su desarrollo en escuelas, la experiencia se plantea también en Centros de Aprendizaje Comunitario (CLC). Los líderes locales instalan y mantienen el sistema, que requiere servidores con enrutadores que crean redes locales. Los alumnos, para acceder al espacio de aprendizaje utilizan cualquier dispositivo con un navegador, tienen que iniciar sesión en sus paneles personales para acceder a la propuesta docente, que ha sido previamente planificada y diseñada por el profesor, haciendo uso de una biblioteca de recursos. Existe trazabilidad de lo que se va realizando en la herramienta y se registran los logros. Además, pueden calificar cada curso, y se les anima a compartir sus propios escritos y videos.

Los CLC están equipados con un proyector y cámaras, y se puede acceder a ellos en cualquier momento, están abiertos a la comunidad. Se conectan a Internet periódicamente para cargar datos de actividad y descargar nuevos recursos, lo que permite mejorar continuamente el sistema en función de los comentarios de los alumnos y docentes. El hardware empleado es económico: 35 dólares aproximadamente cuestan los servidores Raspberry Pi, y unos 60 dólares es lo que supondría disponer de tablet y teclado, todo ello alimentado por paneles solares de bajo costo. El sistema de aprendizaje empleado es Planet Learning. Concretamente, la solución consiste en:

  • Proporcionar ayuda a las comunidades para crear un CLC que brinda a cada miembro de la comunidad acceso a los recursos de aprendizaje que necesitan.
  • Utilizar Raspberry Pi como un servidor offline que puede transmitir una señal Wifi de “Intranet” a una aldea.
  • Integrar software de código abierto (Planet Learning) para proporcionar una plataforma de aprendizaje, donde cada alumno tiene su propio tablero de progreso con información sobre los contenidos y aprendizajes que está desarrollando.
  • Funcionar en cualquier dispositivo digital que pueda abrir un navegador que permita el acceso a la plataforma de aprendizaje.
  • Conectar periódicamente a la central, para compartir datos sobre las actividades que se están realizando, los contenidos locales creados por la comunidad, y recibir nuevos recursos.

Centrando la atención en la plataforma, Planet Learning es un sistema de aprendizaje genérico que está diseñado para adaptarse a una diversidad de desafíos, ya que contiene un repositorio de recursos gratuitos, de acceso abierto y de dominio público. En este sentido, la herramienta tiene dos componentes:

  • Un repositorio online útil para administrar contenido de aprendizaje, preparar cursos y agregar métricas de usuario.
  • Un servidor offline que puede ofrecer recursos de aprendizaje, cursos y herramientas de gestión de aprendizaje a una red local.
Desde el punto de vista de la comunicación, la plataforma pone a disposición de los usuarios un calendario de eventos, y un sistema de mensajería interno para facilitar la coordinación entre todos los miembros de la comunidad de aprendizaje.
Planet Learning

 

Cualquier dispositivo que pueda abrir un navegador, puede usar Planet Learning. Por lo tanto, se ejecutará en cualquier sistema operativo, incluidos Linux, Apple OS o Windows. El sistema completo, con los dispositivos, el servidor, la batería y la cámara, pueden guardarse en una pequeña maleta con ruedas para desplazarse con ella. Ponerlo en marcha es cuestión de minutos.

En cuanto a la recopilación de datos, el servidor de la comunidad incluye widgets que recogen esta información a partir de una serie de indicadores de uso. Los informes de actividad están diferenciados por sexo y edad, y recogen inputs en relación a la cantidad de recursos abiertos, los más frecuentados y su valoración.

Finalmente, desde OLE se está empleando Planet Learning para mejorar las oportunidades de aprendizaje de más de 50.000 estudiantes en más de 100 ubicaciones. Desde escuelas en Nepal, Ghana, Kenia y Ruanda, hasta campos de refugiados sirios en Jordania, refugiados somalíes en Kenia, y trabajadores del ámbito de la salud en Uganda.

OLE

Leyenda de la gráfica

Para saber más, accede a su espacio web:

 

OLE

 

¿Estás participando en algún proyecto educativo digital en áreas geográficas remotas? ¡Comparte tu iniciativa AQUÍ!

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *