La intervención socio-educativa y la competencia digital

Javier Doval La intervención socio-educativa y la competencia digital

¿Qué sentido puede tener el componente digital en la labor de una organización que atiende a jóvenes en posible riesgo de exclusión?


Javier Doval

Javier Doval, Coordinador General de la Fundación Pinardi, entidad social que trabaja con niños/as, adolescentes y jóvenes en dificultad social a través de programas de atención socioeducativa, aborda algunas cuestiones que giran en torno a los retos educativos vinculados al desarrollo de la competencia digital.

¿A qué reto se enfrenta una organización como Fundación Pinardi, en su labor orientada a mejorar la calidad educativa de niños en posible riesgo de exclusión?

En Pinardi, consideramos que el trabajo educativo es la base para lograr la igualdad de oportunidades ante un sistema educativo y una realidad social que ha de hacer frente a los nuevos cambios que la sociedad le impone: la diversidad del alumnado, los movimientos migratorios, las nuevas formas de composición familiar, el abandono escolar temprano, la incorporación de las nuevas tecnologías…

Nos enfrentamos, por tanto, a un reto centrado en romper las desigualdades de todos los menores, a través de una intervención pedagógica y socioeducativa que ofrezca un camino de desarrollo educativo integral.

Todo esto se concreta en dotar a los chicos y chicas de las habilidades y recursos necesarios para que puedan desarrollar su proyecto educativo individualizado con garantías de éxito.

¿Qué sentido puede tener el componente digital en la labor de una organización que atiende a jóvenes en posible riesgo de exclusión?

El componente digital nos permite acercar a los chicos y chicas a la realidad actual. Hoy en día el mundo digital está en todas partes y muchos de ellos no tienen la opción de tener presente esta rutina diaria. Además, facilita la intervención, al ser un recurso más de apoyo, y da respuesta a una nueva realidad que se les plantea, cada vez más, desde la escuela formal.

Pero también nos interpela a que sea un reto educativo, donde la competencia digital sea una parte más del desarrollo personal y social de los niños/as. El desarrollo de esta competencia digital será fundamental en su desarrollo y autonomía, tanto a medio como a largo plazo, ya que forma parte del mundo en el que vivimos actualmente. Sin ella, no podríamos asegurar la igualdad de oportunidades que nos hemos marcado como misión fundamental.

Además, es un punto de motivación extrínseca hacia el descubrimiento y aprendizaje partiendo de sus preferencias, cualquier contenido que tenga asociado un componente digital (a través de una animación, vídeo o juego interactivo…) va a tener mayor repercusión en los chicos y chicas, ayudando así a su aprendizaje y normalización.

A día de hoy, en Pinardi, ¿cómo se está incorporando el componente digital en su quehacer diario?

A lo largo de los últimos meses, con el apoyo de la Fundación Profuturo, hemos iniciado un camino de formación de los y las profesionales de la entidad, de conocimiento de los diferentes recursos, de innovación, de trabajo en red, de conocimiento de experiencias en las que el componente digital es un elemento clave y que nos permite ofrecer una mejor respuesta a las personas destinatarias de nuestros proyectos en nuestro objetivo de romper las barreras que impiden la integración y el abandono escolar temprano.

Sobre este ultimo aspecto, en Pinardi afirmamos que hay que trabajar de forma intensa para que el componente digital no sea otro elemento de exclusión social (por ejemplo, en el acceso al hardware). En base a este principio, todas nuestras acciones dirigidas a la incorporación del componente digital van a acompañadas de elementos complementarios que minimizan este factor de exclusión.

¿Es imprescindible incorporar el trabajo desde lo digital para atender con mayores garantías la misión socio-educativa de Pinardi?

Es clave el uso de lo digital como apoyo al profesional que interviene en el aula, ya que facilita la atención individualizada que se requiere en estos programas socioeducativos, donde es fundamental este tipo de intervención. Para poder atender y llegar a más menores, el componente digital juega un papel importante, pues permite que el menor trabaje autónomamente, pero sin sustituir al profesional, además de facilitar la tarea de este simplificando procesos.

Asimismo, teniendo en cuenta que muchas de las personas que atendemos tienen historiales de absentismo escolar, lo digital permite que los y las menores pongan en marcha habilidades diferentes a las desarrolladas habitualmente en el contexto de la educación formal y, al mismo tiempo, generan un interés especial que repercute positivamente en su motivación.

También es relevante para los menores con las que trabajamos, especialmente desde una mirada crítica y educativa, donde el mundo digital debe ser un medio más en su desarrollo psicosocial y educativo. Apostando por un modelo pedagógico que evite el “consumo digital” sin reflexión y la búsqueda de información con criterio.

Desde una visión estratégica, ¿cómo trabaja Pinardi para asegurar la continuidad en el aprendizaje de jóvenes en posible riesgo de abandono escolar? ¿Cómo os podría ayudar una propuesta de aprendizaje digital?

El trabajo de Pinardi comienza en el primer curso de educación primaria (también en algún caso en las etapas de infantil) y tiene su primera parada cuando finalizan su educación secundaria obligatoria. Cerca de 650 niños/as y adolescentes son atendidos semanalmente en nuestros siete centros de la Comunidad de Madrid.

Mediante una propuesta pedagógica basada en un acompañamiento personalizado, una atención integral y un ambiente cercano y familiar, nuestro objetivo es que los y las menores cuenten con el apoyo y los recursos necesarios para que puedan finalizar sus estudios y seguirse desarrollando a nivel personal, todo ello a través de actividades educativas, culturales y ocio y tiempo libre.

También contamos con recursos y proyectos complementarios para aquellos que, por diferentes razones, abandonan de forma temprana sus estudios mediante programas orientados a la mejora de la empleabilidad (por ejemplo, Primera Experiencia Profesional) o el retorno educativo.

En estos itinerarios educativos o de mejora de la empleabilidad, la competencia digital aparece como un recurso fundamental que los complementa y refuerza.

Avancemos a situaciones más concretas… La cobertura de necesidades tan básicas como disponer de un espacio para resolver los deberes de casa, puede suponer un factor que frene el desarrollo educativo de un niño. ¿Crees que una propuesta de aprendizaje digital podría favorecer en la resolución de esta casuística?

Por supuesto. Una herramienta en la que, a través del juego y con el uso de material digital, hace que los contenidos puedan ser trabajados indistintamente en un lugar u otro, tener continuidad desde el aula hasta cada casa, encontrar recursos de apoyo que favorezcan la resolución de algunos obstáculos de manera autónoma, dando continuidad a un proceso de aprendizaje basado en la experiencia y motivación.

Living Lab Habilidades

¿Qué ha significado para Pinardi una experiencia como el Living Lab, desarrollado en el marco de vuestra labor socio-educativa en el centro Pinardi – Estrecho?

Una experiencia de aprendizaje, de compartir y la oportunidad de incorporar un componente tecnológico a la intervención diaria con menores, que ha permitido aumentar la motivación y las ganas por hacer, por descubrir. Todo ello sin olvidar, desde el punto de vista del educador/a, la posibilidad de abarcar y llegar a dar respuesta a las necesidades que cada persona tiene utilizando las herramientas digitales como un gran apoyo educativo. También ha supuesto un cambio de mirada, de valor añadido, de oportunidad para los niños/as.

¿Qué propuesta de mejora haríais para el desarrollo de una segunda edición, de un proyecto de educación digital en entorno vulnerable como el Living Lab?

Es un reto para Pinardi y Profuturo trabajar todavía de forma más intensa para el desarrollo y continuidad del trabajo con este colectivo más vulnerable, apoyando su aprendizaje, su desarrollo personal y social, creando un material que consiga dar un paso más allá, aunando contenidos, competencia digital, con claves como la gamificación en el espacio de trabajo, generando conciencia crítica, innovando y experimentando nuevas metodologías entre otras propuestas.

Todo ello con un objetivo compartido: que los niños y niñas de Pinardi puedan conseguir así disfrutar de esta etapa tan maravillosa de su vida, romper el círculo de pobreza y exclusión en el que viven la mayoría y tener el desarrollo personal, educativo, social y emocional que les corresponde.

Biografía

Licenciado en Química por la Universidad Complutense de Madrid, y experto en Liderazgo e Innovación por ESADE Business School. Ha coordinado la Federación de Centros Juveniles Valdoco, una asociación dedicada a promover una educación integral en el tiempo libre de niños, adolescentes y jóvenes en situación de dificultad social.

En la actualidad

Actualmente, es Coordinador General de la Fundación Pinardi, entidad social que trabaja con niños/as, adolescentes y jóvenes en dificultad social a través de programas de atención socioeducativa, inserción sociolaboral, sensibilización y estudios, acogida y voluntariado.

VN:D [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
La intervención socio-educativa y la competencia digital, 5.0 out of 5 based on 1 rating


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *