La colaboración en el proceso de aprendizaje de niñas y niños en sus hogares durante la pandemia. El binomio familia – docente

La colaboración en el proceso de aprendizaje de niñas y niños en sus hogares durante la pandemia. El binomio familia – docente

Fuente: Edutopia

El binomio familia – docente, la continuidad en el proceso de aprendizaje comprende mucho más que un sistema de entrega de conocimiento.


La crisis del COVID-19 ha provocado el cierre de todas las escuelas de más de 100 países con el fin de proteger a la sociedad de la propagación del coronavirus. Esta medida ha afectado a casi 1.000 millones de niños. Educar a los jóvenes durante esta crisis ha planteado varios retos y ha provocado un cambio forzado en el enfoque educativo. La educación en el hogar, durante la pandemia, podría suponer un punto de inflexión cambiar la educación para siempre, y así lo ha afirmado Andreas Schleicher, director de Educación de la OECD.

Hasta que la pandemia cerró los centros educativos, sólo unos pocos recibían algún tipo de continuidad educativa desde sus hogares. En Estados Unidos, de una población escolar de 56,6 millones, se estima que tan sólo 1,7 millones accedían a este tipo de soporte formativo. Actualmente, el panorama educativo ha cambiado. Las escuelas están recurriendo a plataformas de Microsoft, Google y aplicaciones de conferencias como Zoom, para conectar por videoconferencia e impartir las clases a sus alumnos. Dar continuidad al proceso formativo de los alumnos en estos momentos, se ha convertido en una prioridad global. La cuestión es si estamos enfocando el problema, desde la solución tecnopedagógica acertada.

Edtech
Fuente: OCDE

En algunos países del mundo, la educación ha recaído sobre los padres como responsables directos del proceso de aprendizaje de sus hijos. En muchos hogares las tecnologías digitales se utilizan cada vez más para dar lecciones a los niños desde casa. Y para muchos alumnos, ha sido posible establecer la conexión directa con el docente, realizando sesiones de aprendizaje a distancia a través de las distintas herramientas TIC disponibles para el ámbito educativo. Pero estos avances en el aprendizaje electrónico no deben dejar atrás a los más desfavorecidos, que no cuentan con acceso a la tecnología, y es ahí donde se produce una brecha en el sistema.

Tomando como referencia la encuesta mundial sobre la enseñanza realizada por OECD TALIS (Teaching and Learning International Survey), los docentes de todo el mundo reconocen que la escasez de la tecnología digital en el aula obstaculizaba el aprendizaje. Tan sólo un 60% de estos docentes recibieron formación y desarrollo profesional para el uso de las TIC como medio al servicio de una experiencia de aprendizaje. Además, un 20% expresó la necesidad urgente de recibir formación en esta área. Los resultados, en general, indican que la tecnología debería tener un papel mucho más activo e importante en una secuencia educativa. Entre los avances que está realizando la OECD, cabe destacar el seguimiento que realiza de cómo la tecnología está sustituyendo a la enseñanza presencial. Schleicher ve la crisis como una oportunidad para repensar la forma en que se organiza la educación. Sostiene que docentes y escuelas no deben ser considerados “sistemas de entrega de conocimientos” y que se debe facultar a los maestros para que tomen las riendas en el proceso de enseñanza y aprendizaje. En Japón, por ejemplo, las empresas del sector privado están ofreciendo cursos gratuitos en línea a los niños confinados a través de una plataforma digital del gobierno que permite a los estudiantes y a los padres elegir cuál de ellos estudian. Implicar a las familias en la selección de recursos que mejor se adapten a las circunstancias del aprendiz.

En este sentido, el Foro Económico mundial concluye que nada volverá ser igual en educación tras la pandemia. Los docentes siguen desempeñando sus funciones en estos tiempos de crisis. Diariamente comparten enlaces a recursos compartidos, ofreciendo acceso gratuito a programación educativa gratuita para las familias. Muchos de ellos se encuentran en continua lucha con las direcciones y restricciones impuestas por el distrito, administración y departamentos del centro.

Como resultado, la comunidad educativa se ha centrado en proporcionar a los alumnos actividades que puedan hacer para continuar su proceso de aprendizaje y seguir la evolución del curso escolar. Las familias se esfuerzan por descubrir cómo trabajar desde casa, a ello se les suman factores como el teletrabajo, los cuidados familiares diarios, etc. Se añaden además factores como la falta de internet en algunos hogares, la carencia de dispositivos electrónicos o la disposición de un único equipo en casa. Todos estos factores deben tenerse en cuenta en el contexto actual del aprendizaje a distancia. Resulta primordial asegurar a los alumnos y a sus familiares que se les brinda apoyo y opciones para seguir aprendiendo durante el confinamiento.

A lo largo de este periodo son muchos docentes los que han compartido sus experiencias. Y coinciden que la comunicación en comunidad es el primer paso. Comenzar creando un sentido de familiaridad. El siguiente sería compartir un plan de enseñanza, sobre cómo se llevará a cabo el aprendizaje desde casa. Uno de los desafíos es encontrar una manera de brindar seguridad, apoyo y rutinas. Si la tecnología lo permite, conseguir que los estudiantes se comuniquen entre ellos, y establecer a su vez una comunicación individual con cada alumno.

En lo que respecta al contenido académico del curso, se recomienda a los docentes que comiencen con materiales y tareas que los alumnos puedan completar con éxito desde casa. Que los alumnos logren cumplir las expectativas. Hay que tener en cuenta que el aprendizaje online resulta más complejo en estas condiciones, y aún no está preparado para sustituir a la educación presencial en el aula. Probablemente la reflexión adecuada es la convivencia de ambos escenarios.

El aprendizaje desde casa está suponiendo uno de los mayores desafíos de equidad educativa. Si en algo coinciden los expertos, es que esta crisis supondrá una evolución forzada en el panorama educativo. Resulta muy probable que las escuelas no vuelvan a ser las mismas cuando reabran sus puertas tras la pandemia. Los expertos consideran que las innovaciones que los docentes usan pueden conducir a un cambio duradero, y la tecnología desempeñará un papel crucial en las escuelas del futuro, o quizá ya del presente.

 

Accede a las webs para más información:

 

Foro Económico Mundial
OCDE
Edutopia

 

 

¿Estás participando en alguna iniciativa que tiene como objetivo asegurar la continuidad en el aprendizaje durante la crisis mundial de Covid19? ¡Comparte tu iniciativa AQUÍ!

VN:D [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
La colaboración en el proceso de aprendizaje de niñas y niños en sus hogares durante la pandemia. El binomio familia - docente, 5.0 out of 5 based on 1 rating


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *