El retorno de la comunidad educativa a una nueva normalidad escolar

Vuelta covid19 El retorno de la comunidad educativa a una nueva normalidad escolar

La reapertura de las escuelas sigue siendo una decisión difícil, ya que la pandemia continúa su evolución y aún no existen evidencias sobre los riesgos de transmisión del coronavirus.


La pandemia trajo consigo un cierre de escuelas que ha supuesto un incremento de la brecha social, fomentando a la desigualdad. Alrededor de 1.600 millones de niños dejaron de asistir a las clases en todo el mundo. A pesar de que la mayoría de los países aún no han decido la fecha concreta de vuelta a las escuelas en septiembre, la UNESCO prevé una estrategia por etapas dando prioridad a la salud y la seguridad. La UNESCO a través de su Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2020: inclusión y educación (GEM 2020), destaca que los gobiernos deben centrar sus esfuerzos en todos aquellos alumnos vulnerables, que han sido aislados durante el confinamiento y que no han tenido la oportunidad de optar a las condiciones de aprendizaje requeridas. Por ello, indican que cuando los centros educativos reanuden la actividad procedan a trabajar este aspecto favoreciendo la igualdad. El Programa Mundial de Alimentos (WFP), confirma que alrededor de 370 millones de niños no están recibiendo comidas a causa del cierre de sus escuelas.

El escenario educativo que se presentó durante el confinamiento fue caracterizado por el aprendizaje a distancia haciendo uso de plataformas y herramientas que hicieran posible la comunicación entre el docente, sus alumnos y las familias. La mayoría de veces recurriendo a medios de comunicación clásicos como la televisión y la radio. Sin embargo, la situación vivida ha mostrado todas las debilidades del sistema educativo global, generando grandes interrogantes entre la comunidad educativa. Para esta incertidumbre, UNESCO plantea un nuevo escenario educativo post COVID-19.

La reapertura de las escuelas sigue siendo una decisión difícil, ya que la pandemia continúa su evolución y aún no existen evidencias sobre los riesgos de transmisión del coronavirus. La Coalición Mundial para la Educación, en la que participa Profuturo, se estableció con el fin de apoyar a los gobiernos a fortalecer el aprendizaje a distancia y hacer posible la reapertura de los centros educativos tras los estados de alarma y periodos de confinamiento.

UNESCO, UNICEF, El Banco Mundial y WFP (Programa Mundial de Alimentos), coinciden en la importancia de volver a las escuelas. Siempre atendiendo a las necesidades locales y contemplando las condiciones de aprendizaje, salud y seguridad en las que se encontrarán los alumnos. Para ello es necesario priorizar las medidas de mitigación de riesgos. Así lo establecen en el Marco de referencias para la reapertura de escuelas, resulta primordial reunir toda la información acerca de cómo los docentes, alumnos, escuelas y comunidades han hecho frente al cierre de estas, en el periodo de confinamiento. Son seis los factores establecidos para evaluar el nivel de preparación: política, operaciones escolares seguras, aprendizaje, incluir a los más vulnerables y finalmente la protección. Para ello se deberá analizar el contexto local, reconociendo las limitaciones con los que se cuenta en cada escenario, con proyección a mejorar los resultados de aprendizaje fomentando la educación equitativa.

Algunas de las orientaciones subrayadas para lograr una educación segura en tiempos de pandemia son:

Antes de la reapertura:

  • Establecer planes de financiación y políticas centradas en el fomento de la seguridad en el centro escolar y la mejora educativa.
  • Ofrecer orientación a nivel nacional acerca de la reapertura de las escuelas.
  • Apertura escalonada, limitada a pocos días y por cursos. Con orientaciones acerca del proceso de evaluación y otros procedimientos educativos a nivel nacional.
  • Elaboración de protocolos de seguridad, evitando el contacto físico, prohibición de actividades que requieran el contacto con grupos, escalonar los horarios de comedor, reducir el tamaño de aulas, etc.

Durante la reapertura:

  • Promover el dialogo entre el docente, el centro educativo, las familias y la comunidad educativa.
  • Incorporar al sistema educativo a los niños vulnerables y no escolarizados.
  • Aumentar los suministros de limpieza, puntos de desinfección de manos, desinfección del centro, etc.
  • Capacitar a los maestros para aplicar medidas de distanciamiento, higiene escolar y aumentar el personal de limpieza de las escuelas.

Una vez abiertas las escuelas:

  • Fortalecer las medidas de higiene, seguridad y bienestar de los alumnos durante su estancia en el centro.
  • Establecer métodos de aprendizaje que permitan compaginar la formación presencial y a distancia de forma combinada.
  • Transmitir conocimientos acerca de la transmisión y prevención del coronavirus.

Las escuelas se caracterizan por no ser un simple espacio de formación, sino que en muchos países y para muchas familias desfavorecidas supone un espacio de protección social. En algunos países, estar fuera de la escuela aumenta el riesgo de embarazos adolescentes, fomenta la violencia, el matrimonio infantil, así como la explotación sexual, entre muchas otras problemáticas. Con el objetivo de garantizar la inclusión en los centros en tiempos de “nueva normalidad”, los docentes requieren a su vez de formación en metodologías activas, procedimientos de evaluación, feedback y seguimiento del alumnado.

Vuelta covid19

Actualmente son varios los estudios que ha realizado la comunidad educativa para analizar el panorama que presenta la educación tras la pandemia. Entre ellos cabe destacar la investigación realizada en España por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) y BBVA. El estudio se ha centrado en preguntar a más de 5.000 docentes, familias y alumnos acerca de sus necesidades y propuestas para el curso 2020/2021.

El estudio Panorama de la Educación en España tras la pandemia COVID-19, posee cuatro objetivos principales:

  • Detectar las preocupaciones de la comunidad educativa tras el cierre de las escuelas.
  • Identificar las fuentes de preocupación y necesidades de la comunidad educativa para el curso 2020/2021.
  • Identificar las propuestas de la comunidad educativa 2020/2021.
  • Crear un marco de actuación para afrontar las distintas situaciones posibles para el curso 2020/2021.

Para la realización de los cuestionarios de investigación, el estudio tomó como referencia el documento Marco para la reapertura de la escuela realizado por UNESCO, UNICEF, World Bank y WFP. Los resultados han mostrado la preocupación de los docentes por las condiciones de aprendizaje y seguridad en los centros educativos. Respecto a las recomendaciones de la reducción de grupos, coinciden en la importancia de ampliar las plantillas de personal en las escuelas.

En relación a las herramientas de trabajo con las que cuentan los centros, muestran una queja colectiva, haciendo referencia a la falta de recursos de aprendizaje a distancia para el alumnado, en especial de dispositivos tecnológicos. La respuesta educativa ante esta situación incluye necesariamente la educación digital, sin embargo, la asistencia presencial de los alumnos resulta primordial tanto para las familias, como para los estudiantes y docentes. En este aspecto no hay que olvidar la importancia de que la nueva normalidad en los entornos formativos requerirá trabajar la competencia digital docente, la competencia del alumnado, hacer frente a la “brecha digital”, al acceso de las familias más vulnerables a dispositivos electrónicos, conectividad y al fomento de plataformas educativos y recursos de trabajo compartidos.

En cuanto a la reapertura de las escuelas, afirman que se requieren que los espacios de trabajo con los alumnos estén dotados de las medidas de seguridad e higiene necesarias. La comunidad educativa coincide en la importancia de la inversión adecuada a la complejidad del reto educativo que plantea el coronavirus.

Finalmente, y con la objetivo de combatir estas preocupaciones, los docentes muestran su interés por la mejora de las competencias de tres formas: definir estrategias para la docencia a distancia y semipresencial, establecer mecanismos de autoevaluación acordes a la situación actual y definir procedimientos que fomenten la autonomía de los alumnos.

VN:D [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
El retorno de la comunidad educativa a una nueva normalidad escolar, 5.0 out of 5 based on 1 rating


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *