El impacto futuro de una correcta inclusión socio-educativa del refugiado

El Informe “Turn the Tide: Refugee Education in Crisis” de ACNUR deja patente que aún queda mucho por hacer en relación a la inclusión educativa de niñas y niños refugiados en los países de acogida. La atención a poblaciones desplazadas por conflictos bélicos es un tema de interés global, y puede trabajarse desde diferentes vías, en numerosas ocasiones atendiendo a necesidades personalizadas. Por ejemplo, los adultos que requieren de una inclusión socio-laboral, los jóvenes que requieren de una inclusión socio-educativa superior, y los más vulnerables, niñas y niños que requieren de una inclusión socio-educativa escolar (Educación Infantil, Primaria y Secundaria). 

Estos últimos suponen el eslabón más débil, y probablemente de ellos y de sus oportunidades para acceder a una educación de calidad, dependerá en gran medida la futura reconstrucción de sus países de origen. El impacto futuro de esta acogida, parece desempeñar un papel crucial.

ACNUR
Escolar 90%
Extraescolar 10%

Los resultados del Termómetro demuestran que existen una clara tendencia a considerar que es necesaria una inclusión escolar completa del refugiado en los países en los que se encuentran, independientemente del nivel educativo que posean.

La ONG Entreculturas lo tiene claro, consideran que en su misión de Sudán, la educación es clave para la integración de las personas refugiadas. Desde 2014, las agencias de Naciones Unidas, junto con el Gobierno chadiano, empezaron la implementación de un itinerario de transferencia de las escuelas al Sistema Educativo nacional. La meta es que, al finalizar, las escuelas de los campos impartan el currículum chadiano, el personal docente y directivo esté en condiciones de gestionar las escuelas, y los actores responsables de la educación en Chad hayan asumido estos centros educativos a su cargo.

A través de esta estrategia se pretende garantizar la integración de los niños y niñas sudaneses en el sistema educativo formal, y abrir el acceso a niños y niñas chadianos de la región a las escuelas de los campos, pasando de un enfoque de ayuda humanitaria a uno de desarrollo.

Sigue profundizando...