La verdad detrás de la ubicuidad de una propuesta digital de aprendizaje

OCDE manifiesta en su informe Estrategias de Competencias de la OCDE 2019, que las tecnologías de la información y la comunicación pueden facilitar una educación abierta y en línea, y favorecer un aprendizaje personalizado y adaptable. Añade que en estos escenarios termina siendo factible dejar libres «horas de clase» para hacer ejercicios y facilitar la interacción entre ubicaciones. Con la expresión “termina siendo factible”, la interpretación podría estar vinculada con estar evocando “un escenario ideal”. Si trabajamos desde una propuesta mediada por tecnología, podríamos llegar a establecer dinámicas que facilitan “la interacción entre ubicaciones”.

La realidad que está viviendo la sociedad en la actualidad ha convertido ese escenario ideal, en una necesidad real. Las escuelas alrededor del mundo están cerrando por la crisis del Covid19, y los equipos docentes se han visto obligados a trasladar sus planificaciones didácticas a un escenario digital, desde el que poder dar continuidad al proceso de aprendizaje de sus aprendices. El objetivo global que tiene ahora mismo la comunidad educativa mundial, es que ninguna niña o niño pierda ni un sólo momento de su proceso de desarrollo.

La cuestión es si estamos preparados para trasladar nuestras propuestas formativas, desde las escuelas físicas a un entorno digital. 

  • Por un lado, si el docente está capacitado para diseñar su propuesta formativa en un entorno digital.
  • Por otro lado, si los aprendices tendrán las mismas oportunidades de acceso y desarrollo en un entorno digital, que en un entorno físico.

 

Por lo tanto, ¿estamos preparados para trasladar a un espacio digital, las propuestas formativas que estábamos desarrollando con nuestros alumnos en las escuelas?