Presentación

¿El uso de dispositivos móviles puede mejorar la implicación efectiva de los adolescentes en su proceso de aprendizaje? ¿Ayuda a que el alumnado se motive y muestre mayor proactividad? ¿Puede ser una herramienta eficaz para salvar las dificultades de integración y seguimiento del ritmo necesario de aprendizaje?

El laboratorio “Mi móvil al servicio de la comunidad: aprender y compartir” es una propuesta orientada a responder estas cuestiones. El objetivo es proponer experiencias educativas que se puedan transferir en las aulas y que ejemplifiquen el uso de la tecnología móvil para el cambio educativo.

El futuro de la educación va de la mano del aprendizaje móvil que tiene muchas posibles formas de aplicación. En este caso, se trata de una propuesta pedagógica innovadora, centrada en el aprendizaje basado en la localización con smartphones y dirigida a alumnos/as de Educación Secundaria.

El objetivo principal del proyecto es fomentar la implicación efectiva del alumnado en la comunidad, y capitalizar el atractivo y la actualidad de un recurso tecnológico al alcance de la mayoría de los alumnos/as: los teléfonos móviles.

 

¿Quiénes participan?

El laboratorio promovido por Fundación Telefónica, cuenta con la colaboración de Fundación Itinerarium y un Grupo de investigación EMA de la Universitat de Barcelona.

La experiencia piloto se inicia en dos centros educativos: Centre d’estudis Joan XXIII de Bellvitge (Barcelona) y Centro de Formación Padre Piquer (Madrid) a lo largo del tercer trimestre del curso 2012-2013. Los destinatarios son estudiantes de 4º y 3º de la ESO, respectivamente.

El laboratorio está abierto a aquellas entidades y profesionales educativos que quieran conocer y replicar la iniciativa en sus centros. Para ello dispondrán de los recursos pedagógicos y de evaluación, que nos permitan a los participantes aprender de la experiencia colaborativa.

 

¿Qué podemos aprender del laboratorio?

El objetivo es estudiar cómo integrar la tecnología móvil para aumentar la implicación, motivación y pro-actividad de los estudiantes en el proceso de aprendizaje. También se analizará de qué manera el uso de la tecnología móvil puede contribuir al trabajo colaborativo entre pares; estudiantes y profesorado; estudiantes y personas adultas del entorno.

Durante el proyecto se realizará un seguimiento del alumnado y se analizarán los resultados de aprendizaje, comparando las diferencias entre el aprendizaje con y sin apoyo de la tecnología móvil.