Reto 6: El espacio al servicio de la pedagogía

Resolver una problemática real del entorno de la escuela, por ellos, los alumnos, desde el aula al que asisten todos los días para prepararse con la finalidad de enfrentar la vida con las mayores garantías de éxito, empieza a dejar de ser una utopía educativa.

Diseñar propuestas de aprendizaje que los alumnos puedan vivir y experimentar por ellos mismos, en detrimento de ocupar los momentos en la escuela para transmitir experiencias vividas por otros, es una de las claves elementales de los enfoques de aprendizaje que ponen el espacio al servicio de la pedagogía. Se les denomina makerspace, y tienen como objetivo principal facilitar el desarrollo de experiencias educativas orientadas a “aprender haciendo” (Learning by Doing), mediante el trabajo de un proyecto o reto que tiene impacto en el entorno inmediato de la escuela.

Tienen su origen en la clásica tendencia DIY (Do It Yourself o hazlo tu mismo), la red mundial de Fab Labs del MIT (Massachusetts Institute of Technology) y el Movimiento Maker de Dale Dougherty. Su impacto en el ámbito de la educación empieza a ser considerable, desplazando las iniciativas inspiradas en el proyecto “One Laptop per Child”, que en numerosas ocasiones sólo permiten cambios superficiales, desde el punto de vista metodológico, en la introducción de propuestas digitales de aprendizaje.

Los espacios maker están equipados con ordenadores, máquinas de fabricación digital (impresoras 3D, cortadoras loser…), zonas para escribir y pensar, zonas de almacenamiento, papelería, kit de piezas (LEGO) y kit de electrónica (Arduino, Raspberry Pi…). Todo ello a disposición de la resolución de retos y proyectos de aprendizaje cuyo producto final es una construcción tangible. Estos retos o proyectos son sometidos a un encaje curricular y trabajados desde una perspectiva transversal. En un makerspace, el trabajo de las Competencias STEAM y el desarrollo de competencias transversales como el trabajo en equipo, la capacidad creativa, el liderazgo, la empatía, la comunicación, entre otras, ocupan un lugar central. Todas estas competencias están reconocidas por diferentes organismos gubernamentales como cruciales en la sociedad presente y futura.

Disponer de espacios orientados a “aprender haciendo” y desarrollar competencias transversales y habilidades blandas, empieza a ser determinantes en un planteamiento de escuela inclusiva que atiende a los diferentes ritmos de aprendizaje y al desarrollo de las diferentes inteligencias (Inteligencias Múltiples). 

Robótica
Fuente: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Robotics_workshop_scifest_africa_2008.jpg